Los expertos de la UP te explican qué es inteligencia regulatoria

Hombre preparando el transporte de una mercancía

Cada nuevo mercado al que tu empresa quiere llegar representa un gran reto de ahí la importancia del comercio exterior. Si el proceso para ingresar tu producto a un nuevo punto logístico no se realiza con la diligencia y precisión necesaria, el riesgo de que incurras en penalizaciones o cargos extraordinarios es muy alto. ¿Sabes cuántas regulaciones debes cumplir puntualmente y sin desviaciones? ¿Conoces la diferencia entre comercio exterior y comercio internacional? ¿Cuántas normas y prácticas locales e internacionales debes considerar para no fallar en tu intento por exportar? Es muy probable que no puedas imaginarlo y, por ello, es importante implementar un proceso de inteligencia regulatoria en comercio exterior. Pero, si aún no lo conoces, nuestros expertos de la Maestría en Negocios Internacionales de la UP, te lo explican. 

 

Dependiendo del mercado o país al que deseas llegar es la magnitud del riesgo en que incurres por fallar en tus procesos de inteligencia regulatoria. Lo mismo podrías enfrentar un par de multas costosas, pero que no dañarán tus márgenes, que solventar penalizaciones que superan el millón de dólares y, en algunos casos, hasta ver cómo regresa tu mercancía por no lograr el permiso para ingresar a su destino ––con todos los costos asociados que esto significa.

 

Además, bien sabes que ignorar una legislación no exime a nadie de cumplir la regla, por esto debes conocer qué son los productos sensibles en el comercio exterior. Si, en la ignorancia de una norma tu empresa cae en alguna práctica que pudiera considerarse delito mayor o delincuencia, entonces el representante podría enfrentar hasta cargos penales y, finalmente, la cárcel. Y este, es uno de los principales errores que se comenten al exportar.

 

El ámbito legal del comercio exterior es un elemento crítico para resolver con éxito la ecuación del proceso de exportación. Sin embargo, no se espera que una sola persona o un solo equipo conozca todo el entorno regulatorio que supone llegar a una provincia de China, a una isla en Italia o a una localidad de Rusia. Cada caso tendrá sus especificaciones. 

 

Inteligencia regulatoria, clave para exportar con éxito

 

La inteligencia regulatoria en el comercio exterior es un proceso que permite a un equipo legal y a los expertos en normatividad determinar los requisitos para que un producto pueda ingresar a un país en cumplimiento total de las normas que le competen, además, te permite diseñar una estrategia de marketing local aprobada por las autoridades. Es el acto de procesar información y datos desde múltiples fuentes, analizarlos en un contexto relevante y generar un roadmap de riesgos y oportunidades para diseñar la estrategia regulatoria.   

 

En pocas palabras, es un proceso que involucra tres etapas fundamentales para que tus productos ingresen a otro país:

 

 

  1. Reunir datos. Es el proceso de consultar regulaciones y recopilar información normativa útil desde todas las fuentes posibles. Esto significa desde acudir con las autoridades hasta hablar con expertos e, incluso, revisar la experiencia de los competidores, reunirse con una red de expertos y hasta leer todas guías de exportación existentes.
  2. Analizar información. Cuando se tiene un volumen importante de información, lo que sigue es analizarla y filtrarla. No todo es útil, pero es importante valorar todo. Los datos recopilados son como piezas de un rompecabezas, aunque algunas no las vas a necesitar. Este paso es fundamental y, en muchos casos, se regresará a esta etapa en varias ocasiones. Incluso, podría arrojar como resultado que hace falta regresar un paso atrás y reunir aún más datos.  
  3. Estrategia reguladora. Cuando se tiene la información necesaria y filtrada, el equipo ahora puede diseñar el plan o la estrategia regulatoria para iniciar el proceso de exportación. El plan podría ser útil para varios mercados, pero siempre habrá algunas diferencias que considerar en cada uno de los países a los que se decida llegar. 

 

Realizar el proceso de inteligencia regulatoria es fundamental porque mantiene a la empresa actualizada de los cambios legales que se pudieran estar generando, anticipa cambios que pueden ser costosos para la empresa y evita caer en los cargos y penalizaciones arriba mencionadas. Además, reduce el tiempo de go-to-market, ya que permite descubrir oportunidades de negocio o condiciones ideales para ‘aterrizar’ en el destino deseado.

 

Como podrás ver, dentro de tu ámbito de acción y como responsable de los procesos de exportación de tu empresa, hay un universo de información que no puedes ignorar. De ahí la importancia de mantenerte actualizado y conocer todos los pasos que debes atravesar. Si quieres saber más sobre comercio exterior y sus procesos, prepárate de la mano de la facultad más preparada en este ramo y que forma parte de la Maestría en Negocios Internacionales de la UP. Aquí, obtendrás la formación necesaria para ejecutar tu responsabilidad de forma más estratégica.

Puerto comercial