¿Cómo adaptar a tu empresa a las nuevas reglas del comercio exterior?

Buque de mercancías con contenedores

Tras una jornada histórica e inesperada, el 23 de junio de 2016, la población de Reino Unido votó por cambiar su historia y la del comercio internacional. Con un margen mínimo de ganancia, 51.9% de la población británica con permiso para votar decidió que era momento de abandonar la Unión Europea (Brexit).

Este era uno de los muchos síntomas del proteccionismo comercial que ya venía ‘enfermando’ a varios países. Cuatro años después, las reglas del intercambio global continúan transformándose. Y tú, ¿sabes cómo adaptar a tu empresa al nuevo orden global en el comercio exterior? Aquí te compartimos algunas ideas.

Para mediados de 2017, el proteccionismo comercial estaba en pleno auge. De acuerdo con el artículo Adapting to a New Trade Order de Boston Consulting Group, en los últimos meses de estudio, las barreras de restricción comercial entre los países del G-20 habían crecido 16% y ya sumaban más de 1,200.

No sólo se trataba del ‘Brexit’ ––el cual entró en vigor el 31 de enero de 2020––, sino que era la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la salida de la Unión Americana de la negociación del Trans-Pacific Partnership (TPP), y de la renegociación ––aún en proceso–– del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. 

Y, con este cambio de paradigma comercial, también venimos observando una transformación en el liderazgo de las operaciones de comercio exterior. Si bien Estados Unidos se mantiene como la economía líder en comercio global, China se ha elevado más de 12 posiciones en la última década, de acuerdo con datos del World Trade Statistical Review 2020, de la WTO.

Con una tasa de crecimiento anual de 5.8% de su intercambio mundial de productos y servicios entre 2009 y 2019, China ya es la segunda potencia en comercio exterior.  De hecho, la WTO destaca que la Unión Europea y Estados Unidos han perdido terreno, mientras que varios países de Asia han ganado protagonismo en este campo. 

Puerto comercial

La realidad del comercio exterior en 2020

 

Apenas las potencias económicas estaban encontrando coincidencias y acuerdos para no encarecer el comercio exterior por las grandes barreras que estaban imponiendo, cuando en marzo de 2020 llegó una pandemia global. 

 

El estudio COVID-19 and International Trade: Issues and Actions, publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), detalla que la llegada de esta pandemia permitió prácticas antes impensables.

En pocas palabras, se han violado reglas de comercio exterior impuestas por la WTO (World Trade Organization) sin que nadie puede juzgar a los países por eso: países han cerrado fronteras a productos y pasajeros, se han cambiado protocolos de operación de puertos marítimos y aéreos, así como se han impuesto nuevos trámites de legislación aduanera y comercio exterior––sin previo aviso–– para permitir el acceso a las mercancías extranjeras. Como resultado, el volumen comercial de productos ha caído y millones de cadenas de suministro se han visto afectadas. 

 

Y, todo este caos, ¿cómo afecta a tu empresa? Que China, Alemania o Brasil cierren sus puertas al comercio, cambien sus protocolos de ingreso o sus tasas impositivas, puede costarle millones de pesos a tu empresa, no sólo por la caída de ventas, sino por multas y cargos logísticos, pero además, el costo de perder a los clientes que no encuentran tu producto en anaquel. 

 

Entonces, ¿cómo se puede preparar tu empresa para enfrentar tantos cambios en el mapa comercial? Si bien tu negocio no puede controlar la guerra de tarifas comerciales, las barreras impuestas entre países, los nuevos trámites que decidan los gobiernos de forma unilateral y otros aspectos del comercio exterior, sí puedes actuar de forma proactiva con los siguientes pasos:   

 

  1. Analiza tus márgenes de ganancia. Observa dentro de tu margen, qué gastos sí podrías absorber y cuáles debes trasladar. Si tu margen de ganancia es mínimo, entonces no tendrás más alternativa que aumentar precios o recortar gastos. Prepara tu estrategia en caso de emergencias. 
  2. Cierra contratos de largo plazo. Cuando el presidente Donald Trump decidió imponer una tarifa de 25% al acero de China, toda cadena de valor que tuviera acero involucrado se vio afectada. Si cierras contratos de largo plazo con tus proveedores, puedes cubrirte por años ante cambios inesperados como éste. 
  3. Compra más de lo esencial. Claro, sabemos que el inventario debe mantenerse en movimiento, pero hay gastos esenciales en tu cadena de valor que puedes comprar con tiempo antes de que aumenten su valor. Por ejemplo, las imprentas compran toneladas de papel para evitar que el aumento en su precio les afecte tanto. 
  4. Comunícate con tus clientes. Si los pasos anteriores fallan, no te quedará más que trasladar el impacto de las guerras comerciales al precio que pagan tus clientes. Explícales la realidad con toda transparencia y ofrece algún otro beneficio paralelo para mantener su lealtad. 

 

Preparar a tu empresa para un entorno comercial tan variable es fundamental para lograr su objetivo de negocio. El diseño de estas estrategias, y otras más, son parte del conocimiento básico que todo líder en logística, comercio exterior y negocios internacionales debe tener. Por ello, los académicos de la Maestría en Negocios Internacionales de la Universidad Panamericana te acompañarán en tu preparación para convertirte en líder del sector y que sepas responder ante cualquier circunstancia. Si quieres saber más de la Maestría, pide informes hoy mismo aquí.